Press "Enter" to skip to content

EPÍGRAFE 6 MATERIA CIVIL Y MERCANTIL. EL REGISTRO CIVIL. EFICACIA EN LOS ASIENTOS. PUBLICIDAD Y RECTIFICACIÓN DE LOS ASIENTOS.

EL REGISTRO CIVIL

 CONCEPTO Y RÉGIMEN JURÍDICO

El Registro Civil es aquella institución que tiene por objeto dar publicidad a los hechos y actos relativos al estado civil de las personas, así como cooperar en ciertos casos a la constitución de tales actos y proporcionar títulos que legitimen tal estado civil.

  • Importante: se encuentra regulado por la Ley 20/2011, de 21 de julio, en cuyo artículo 2.2 establece que “el Registro Civil tiene por objeto hacer constar oficialmente los hechos y actos que se refieren al estado civil de las personas y aquellos otros que determine la presente Ley.”

Son principios del Registro Civil, en adelante RC.

  • Legalidad (13 LRC).
  • Oficialidad (14 LRC).
  • Publicidad (15 LRC)
  • Exactitud (16 LRC).
  • Eficacia probatoria (17 LRC).
  • Eficacia constitutiva de la inscripción del nombre y apellidos, residencia, carta de naturaleza y opción.
  • Integridad (19 LRC)

ORGANIZACIÓN Y COMPETENCIA

El Registro Civil es único (3 LRC) y depende del Ministerio de Justicia, órgano al que corresponde la inspección superior desempeñada mediante la Dirección General de los Registros y el Notariado. El Registro Civil se divide en los Registros Municipales, los Registros Consulares y el Registro Central (20-24 LRC); dentro de estos, los primeros tienen carácter ordinario y en ellos se inscriben los nacimientos, fallecimientos y matrimonios que ocurran en el territorio municipal, salvo en los casos de tutela, patria potestad y demás representación legal en los que el registro será único para toda la circunscripción de Juzgado Municipal o Comarcal.

En aquellas poblaciones con más de un Juzgado de Primera Instancia, el Registro Civil estará sujeto a las siguientes reglas:

  • Existirá uno o más Registros, a cargo de Jueces de Primera Instancia, asistidos por los Letrados de la Administración de Justicia.
  • El Ministerio de Justicia determinará el número de registros, el Juez o Jueces encargados y sus funciones.

El Registro Civil se divide en cuatro secciones, además del libro Diario:

  • Sección 1ª “de nacimientos y general” que constituye la inscripción principal;
  • Sección 2ª “de matrimonios” que da fe pública del acto del matrimonio en la fecha, hora y lugar en que se contrajo, y el régimen económico de la sociedad conyugal;
  • Sección 3ª “de las defunciones”;
  • Sección 4ª “de las tutelas y representaciones legales” salvo aquellas relativas a personas jurídicas.

Los registros consulares tienen carácter provisional, ya que tienen por objeto la inscripción de los hechos que afectan al estado civil de los españoles residentes en el extranjero. Así, se encuentran a cargo de los cónsules en el extranjero que deberá extender por duplicado las inscripciones, para la remisión de una de ellas al Registro Central. En las secciones consulares de las Embajadas y en todas las Oficinas Consulares existe un Registro Civil Consular que se encuentra dividido en cuatro secciones: nacimientos, matrimonios, defunciones y tutelas.

El Registro Civil Central es un registro supletorio a cargo de la Dirección General del Registro y del Notariado. En él se inscriben aquellos hechos para cuya publicidad no resulta competente ningún Registro ordinario, y aquellos que no pudieran inscribirse por circunstancias extraordinarias de guerra; además, refleja todas aquellas inscripciones practicadas en los Registros consulares.

1.3. HECHOS INSCRIBIBLES

Son hechos inscribibles según el art. 4 LRC:

  1. El nacimiento.
  2. La filiación.
  3. El nombre y apellidos.
  4. La emancipación y habilitación de edad.
  5. Las modificaciones judiciales de la capacidad de las personas o que estas han sido declaradas en concurso
  6. Las declaraciones de ausencia o fallecimiento.
  7. La nacionalidad y la vecindad.
  8. La patria potestad, tutela y demás representaciones que señala la Ley.
  9. El matrimonio.
  10. La defunción.

Así, el Registro Civil recoge en sus asientos todos los actos relativos al estado civil de las personas conforme al artículo 325 del Código Civil, por medio de inscripciones, anotaciones marginales y cancelaciones (38 LRC). Los asientos se realizarán en lengua castellana o en la lengua oficial de cada Comunidad Autónoma en que radique el Registro Civil, y si el documento esta transcrito en varias lenguas se expedirá en la lengua indicada por quien lo presente en el Registro. Todo ello, siempre que la legislación lingüística de la Comunidad Autónoma prevea la posibilidad de redacción de los asientos de los Registros públicos en idioma cooficial distinto al castellano.

El acceso al registro requiere que el título resulte auténtico (27 LRC), sin necesidad de que este se haya otorgado en escritura pública.

El Título VI de la LRC precisa la forma de acceso para cada una de las circunstancias inscribibles del artículo 4 LRC. Permite, así,  la inscripción por medio de documento notarial salvo en aquellos casos en los que la ley prevea la inscripción por medio de resolución judicial o administrativa, o la previa tramitación de un expediente concreto.

En el Registro Civil se inscribirán los hechos concernientes al estado civil de las personas y aquéllos otros que determine la Ley (2 LRC), siempre que afecten a españoles o extranjeros mientras se encuentren en España (9 LRC).

EFICACIA EN LOS ASIENTOS, PUBLICIDAD Y RECTIFICACIÓN DE LOS ASIENTOS

 EFICACIA EN LOS ASIENTOS

El Registro Civil da fe pública de los hechos inscritos, por lo que constituye una prueba validad del contenido de los mismos; y ello, sin perjuicio de que admitirán otros medios de prueba en los casos de falta de inscripción o en los que no fuera posible certificar el asiento. Las pruebas supletorias serán las generales admitidas en derecho, excepto en el caso de la prueba de filiación de los hijos (117 del CC).

Así, el objeto y finalidad del Registro consistirá en la constatación y prueba del estado civil, por lo que el artículo 327 CC establece que las actas del Registro serán la prueba del estado civil. De esta forma, las actas del Registro Civil producen pleno efecto probatorio y declarativos erga omnes; y, las certificaciones constituyen la transcripción de las mismas con carácter de documento público, por lo que gozan de presunción de veracidad.

PUBLICIDAD

Los asientos del Registro se rigen por el principio de publicidad al que hemos hecho referencia; y, para acceder a los mismos no resulta preciso ser la persona interesada, sino que basta con tener interés legítimo en conocer los asientos registrales (15 LRC).

Como regla general el acceso al contenido de los mismos se realiza por parte del funcionario correspondiente por medios telemáticos (80 LRC) en el ejercicio de sus funciones; además, el interesado tendrá acceso a los mismos en todo momento, y aquellos terceros que se identifiquen y manifiesten tener interés legítimo.

En cuanto a las Certificaciones, el Encargado y el Secretario son los únicos funcionarios que pueden certificar de los asientos del Registro, y están obligados a informar a los interesados para facilitarles la publicidad registral. Y, en función del resultado pueden ser:

  • Certificaciones positivas, tendrán por contenido la copia literal del asiento designado, con todas sus inscripciones y notas marginales;
  • Certificaciones negativas, por medio de las que se declara que no existen en el Registro los asientos o documentos cuya certificación se reclama.

El interés legítimo se presume en quien solicita la certificación, aunque los datos cuya publicidad se encuentre restringida (filiación adoptiva, matrimonio secreto, cambio de sexo, entre otros, conforme al art.83 LRC) sólo resultan accesibles por el titular, y tras su muerte por cualquier interesado con autorización judicial (84 LRC).

RECTIFICACIÓN DE LOS ASIENTOS

No podrán impugnarse en juicio los hechos inscritos en el Registro sin que a la vez inste la rectificación del asiento correspondiente. En este caso, la inexactitud del Registro Civil puede derivar de la falta de inscripción de hechos o actos registrables (17.2 LRC); o, del propio error en el registro, para lo que los artículos 90 y 91 de la LRC establecen los medios de rectificación procedentes.

Las inscripciones solo pueden rectificarse por sentencia firme recaída en juicio ordinario (art 781 bis LEC); y, su rectificación también puede ser planteada como cuestión prejudicial la vista de la certificación admitida en cualquier juicio.

Además, el artículo 91 de la LRC establece con carácter excepcional que pueden rectificarse por medio de expediente administrativo:

  • Las menciones erróneas de identidad, siempre que ésta quede indudablemente establecida por las demás circunstancias de la inscripción.
  • La indicación equivocada del sexo cuando igualmente no haya duda sobre la identidad del nacido por las demás circunstancias.
  • Cualquier otro error cuya evidencia resulte de la confrontación con otra u otras inscripciones que hagan fe del hecho correspondiente.

Tales expedientes podrán ser promovidos por cualquier persona que tenga interés legítimo en los mismos, y en ellos deberá ser oído el Ministerio Fiscal. La incoación de este expediente se comunicará a los interesados, para que manifiesten lo que consideren oportuno y puedan formular alegaciones. Y, frente a la resolución que recaiga cabrá apelación ante la Dirección General de los Registros.

 

 

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *